En el Perú, la falta de planeamiento urbano, la necesidad de espacios para vivienda, la migración de las provincias a la capital y la informalidad se combinaron pintorescamente para dar vida a lo que conocemos comúnmente como los Asentamientos Humanos

Podríamos decir entonces que, un asentamiento humano es un conjunto de familias agrupados que ocupan un espacio físico y en donde la mayoría no cuentan con título de propiedad ni acceden a servicios básicos como red de agua y desagüe, energía eléctrica, pistas, veredas, servicios de salud y educación

Según el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú, los asentamientos humanos son catalogados como Barrios Urbanos Marginales (BUM), algunos consolidados y otros no dependiendo del acceso formal que tengan a la propiedad y a los servicios básicos. 

Pamplona Alta

 

En Lima, desde la década de los cincuenta, el Estado permitió estas ocupaciones como una solución rápida al problema de vivienda de los sectores de menores ingresos, aprovechando las características físicas del suelo y la existencia de amplios terrenos eriazos. Desde esa fecha a la actualidad los asentamientos humanos han experimentado un crecimiento vertiginoso. Ya en 2016, según informe de CAPECO se contaba con 8,900 asentamientos humanos registrados, de los cuales 4,453 se encontraban en Lima.

Al día de hoy no existe un registro completo y actualizado por parte del Estado lo que dificulta establecer estrategias certeras en la lucha contra la pobreza y la desigualdad en la que vive esta parte de la población. 

PAMPLONA ALTA - SAN JUAN DE MIRAFLORES 

Desde nuestros inicios en el 2010, centramos parte  importante de nuestra acción en la zona conocida como Pamplona Alta - La Nueva Rinconada en el distrito Limeño de San Juan de Miraflores. Esta zona ha sido identificada por el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (MIDIS) del Perú como una de las 5 zonas en donde se concentra la pobreza urbana. Según el mapa de pobreza del INEI del 2013 el 18.2% del distrito vive en situación pobreza y 0.7% en pobreza extrema. En el 2020 del 29.2% de niños entre 6 y 11 meses fueron diagnosticados con anemia, y por pedido de la misma Municipalidad se declaró la zona en emergencia de salud ambiental debido a que la población vive en parte de la zona conocida como "la chanchería" lo que representa un alto riesgo para la salud. 

San Juan de Miraflores cuenta con aproximadamente 138 asentamientos humanos. Todos ellos ubicado en la zona conocida como La Nueva Rinconada de Pamplona Alta. Estos asentamientos humanos se estiman que están formados más de 12 mil familias y aproximado de 95 mil habitantes según fuentes de la Municipalidad del distrito. el abastecimiento de agua hacia esta zona es principalmente por camiones cisternas; el desagüe es a base de letrinas o silo, y cerca del 32% cuenta con energía eléctrica por medio de conexiones clandestinas o medidores comunitarios. Las casa son construidas a base de madera machimbrado, techos de calamina y falso piso o piso de tierra. El 70% sólo cuenta con una constancia de posesión emitida por la municipalidad que no les reconoce el derecho a la propiedad si no simplemente el hecho de la ocupación física del espacio. 

Los asentamientos humanos, en este contexto, reflejan las desigualdades más latentes en una sociedad: la precariedad de las viviendas, los riesgos físicos y sociales, la falta de oportunidades para acceder a servicios básicos y la escases de vías de accesos, hacen de esas zonas una evidencia clara de la injusticia y desigualdad en la que aún viven millones de peruanos en distintos puntos de Lima y Provincias, y que hoy claman por atención inmediata si queremos hablar de un verdadero desarrollo económico y promoción humana.